LEYENDO: VIAJEROS Y EXPLORADORES

20161011_062730-1

El desierto ha atraído a infinidad de viajeros y exploradores fascinados por el aura de libertad que apreciaban en las tribus nómadas. El laxo control del imperio otomano sobre esos territorios permitía que fuera de las ciudades, beduinos, comerciantes o bandidos dispusiesen libremente del territorio, imponiendo normas y costumbres.

La obra se ocupa de numerosos viajeros, entre ellos los españoles Domingo Badía que transmutado en príncipe Alí-Bey visitó La Meca, ciudad prohibida a los cristianos, antes que Burton, o Cristóbal Benítez, o Alfonso Rivadeneyra. Más numerosos son los viajeros ingleses, desde las míticas mujeres como Lady Stanhope o Lady Jane Digby, protagonistas de epopeyas personales sorprendentes, hasta exploradores o espías como Richad Burton, el jesuita Palgrave, o Lawrence, sin olvidar a viajeros aristócratas y románticos como Kinglake o el matrimonio Blunt.

Además se enriquece con capítulos dedicados a la expedición de Napoleón a Egipto, que despertó la curiosidad europea por el mundo islámico, la piratería en el Golfo Pérsico, la guerra civil en el Líbano o las repercusiones del Canal de Suez.

Y como fondo la nostalgia de un mundo totalmente desaparecido. Hoy los nómadas viven en ciudades y se han motorizado. Y el turismo masivo ha vuelto trivial un viaje que antes ocupaba meses y requería una compleja logística.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s